Ajota.es

Musica, cultura y noticias de actualidad

La falta de información comprensible es también una negligencia médica 20 junio, 2020

negligencias

negligencias

Aunque hoy en día prácticamente todo el mundo tiene estudios no debemos olvidar que muchos de nuestros mayores tuvieron que dejar los suyos para trabajar o por la Guerra Civil,  además de todos los extranjeros que visitan nuestro país o residen aquí por trabajo o estudios y que no hablan todavía de forma fluida el Español.

Por ello, la omisión de información clara y comprensible también puede ser consecuente de una reclamación por negligencia medica en nuestro país.

Todo paciente según la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica debe conocer estos términos.

Centro Sanitario: Es el conjunto que incluye tanto a profesionales, medios técnicos para realizar actividades y atender a usuarios (camillas, respiradores…) como a las instalaciones propias.

Certificado médico: Es el documento en el que viene escrito el análisis del estado de salud de una persona efectuado por un médico.

Paciente: Es la persona que necesita o requiere algún tipo de asistencia sanitaria y se somete a los cuidados  de los profesionales.

Servicio sanitario: Se define de esta forma toda aquella unidad en la que tienen una organización propia, los recursos técnicos necesarios y adecuados y un personal  cualificado para llevar a cabo toda clase de actividades sanitarias.

Usuarios: Todas las personas que utilizan estos servicios sanitarios, no necesariamente necesitando una intervención sanitaria (pedir cita, información, prevención…)

Consentimiento informado: El documento en el que se pide la conformidad del paciente, voluntaria y consciente (se le ha informado y ha entendido los riesgos a los que se somete) que es manifestada en un momento en el que sus facultades mentales están en pleno uso (no  sufre crisis de ansiedad, episodios paranoides, estado de embriaguez…) para que se lleve a cabo una intervención que afecta a su salud.

Este tipo de consentimientos se deben dar tanto en operaciones (incluimos las quirúrgicas) análisis de sangre o pruebas voluntarias a las que se someten los pacientes.

Documentación clínica: Incluye todos los datos (independientemente del soporte en el que se encuentran) e informaciones que tienen los médicos del carácter asistencial del paciente, diferente de la historia clínica.

Historia clínica: Todos los documentos, datos de los que disponen, valoraciones e informaciones exteriores acerca de la situación pasada, actual y la evolución clínica de un paciente a lo largo de un determinado proceso asistencial.

Información clínica: Todos los datos que puedan ayudar a ampliar los conocimientos acerca de la forma de preservar, cuidar o mejorar el estado de salud y físico de una  persona.

Informe de alta médica: Documento que emite el responsable del centro sanitario cuando considera que el proceso asistencial del paciente se ha concluido. En el cual deben ir incluidos su historial clínico, la asistencia que se le ha prestado, el diagnóstico y las futuras recomendaciones.

Libre elección: Es el derecho según el cual  el paciente es libre de optar entre dos o más alternativas de asistencia (diferentes  tratamientos por ejemplo para el cáncer), médicos o incluso centros asistenciales (cambiar de hospitala uno más especializado si lo considera oportuno).

Incriminación: Término según el cual el médico ya sabía de antemano que era incapaz de llevar a cabo una intervención u acción adecuada hacia el paciente. Por ejemplo asistir una operación siendo médico  de cabecera.

 

¿Qué información deben conocer los pacientes?

Todos los pacientes tienen derecho a conocer toda la información de la que disponen los profesionales sanitarios salvo aquellos casos que estén exceptuados por la ley. Si, además, no quieren ser informados tienen derecho a pedirlo y a que se cumplasu voluntad.

Esta información se dará de forma verbal al paciente y el médico deberá dejar constancia en la historia clínica que este ha comprendido la finalidad y la naturaleza de cada intervención, los riesgos a los que se somete y las consecuencias que puede tener (posibles secuelas, necesidad de fisioterapeutas, etc).

Por lo tanto es imprescindible que esta información se comunique de  forma comprensible y adecuada. Es decir, gente muy mayor que carezca de estudios suficientes para entender diferentes tipos de actuaciones asistenciales, personas extranjeras que no tengan la capacidad de entender perfectamente todo.

Este tipo de personas necesitarán o un traductor o una persona que les explique detalladamente todo hasta que lo entiendan, en caso contrario los facultativos se pueden ver delante de un tribunal acusados de haber cometido un tipo de negligencias médicas.

No hay comentarios en La falta de información comprensible es también una negligencia médica