Ajota.es

Musica, cultura y noticias de actualidad

Los artistas y su orden 10 marzo, 2017

los artistas y el caosEn general a los artistas y culturetas se les relaciona con una vida bohemia llena de desorden, sin embargo las mentes creativas que en tantas ocasiones nos resultan caóticas, trabajan con su propio orden, en el que reside su propia eficiencia a la hora de transcurrir sus pensamientos, ideas y capacidades.

Un estudio de la Universidad de MInnesota a conseguido analizar la relación entre el desorden y la creatividad. Demostrando que cuando se produce un desorden en el espacio de trabajo a ojos de todos, existe un orden coherente dentro de una mente creativa.

Los artistas y la creatividad

Los investigadores realizaron tres experimentos por a través de los cuales llegaron a la conclusión de que el desorden y la creatividad están unidos y que el desorden de los creativos guarda lógica para ellos. La hipótesis de la investigación era la siguiente:

“Los ambientes ordenados asientan la adhesión de las convenciones sociales y conservadoras; y que los espacios desordenados animan a las personas a buscar la novedad y los caminos no convencionales”

El primero de los ensayos convocó a treinta y cuatro estudiantes holandeses asignados de forma aleatoria a un espacio ordenado o bien un entorno desorganizado.
Las habitaciones eran iguales y su locación era anexa, con lo que la entrada de luz era exactamente la misma. Este ejercicio tuvo 3 partes diferentes: primero, los estudiantes debieron solucionar un cuestionario a lo largo de diez minutos; entonces, se les dio la opción de escoger entre una manzana o bien una barra de chocolate; y por último se les consultó si deseaban hacer una donación de dinero a una organización que obsequia juguetes y libros a los pequeños.

Los resultados del primer experimento lanzaron que los estudiantes que se hallaban en la habitación ordenada eran un par de veces más propensos a seleccionar la manzana y donaron mayor cantidad de dinero que los estudiantes de la habitación desorganizada.

Experimentos en el arte con los artistas

Desde ello, los estudiosos concluyeron que los espacios ordenados inspiran disciplina, elecciones saludables y integridad moral.

Esto es, confirmaron que los entornos ordenados llevan a reproducir comportamientos que son bien vistos en la sociedad y que cumplen con lo que esta espera de los individuos que la conforman.

El segundo experimento convocó a cuarenta y ocho estudiantes americanos, repartidos –de nuevo- en 2 habitaciones.

Para la ocasión, se les solicitó a los dos conjuntos que pensasen y enlistasen cuando menos diez nuevos usos para unas pelotas de ping-pong.

Cuando acabaron y se procesaron los resultados, los estudiosos se hallaron con que los estudiantes que estaban en la habitación desorganizada lograron anotar usos más creativos que los propuestos por los participantes de la habitación ordenada.

Opiniones contrariadas

A este respecto, los estudiosos afirman que los entornos ordenados representan virtudes recias y el adecuado camino a seguir; al paso que los entornos desorganizados incitan a las personas a romper con estas convenciones, algo preciso para ser creativo.

Como conclusión, estar en un entorno desorganizado tendría un efecto estimulante en la inventiva, sin embargo para procesos productivos en los que la creatividad no juega un papel importante siguen siendo los epsacios ordenados y los buenos ambientes de oficina los que ganan por eficacia y eficiencia, una cuestión de la que bien nos informan las empresas dedicadas al diseño de espacios de trabajo como es Espriu

Lo nuevo contra lo tradicional

 

Por último, el tercer experimento procuraba examinar los efectos del espacio en la preferencia por lo tradicional en frente de lo nuevo. Para esto, se convocó a ciento ochenta y ocho adultos americanos a quienes se les solicitó que escogieran nuevos componentes para su dieta. Para el estudio, se les añadió etiquetas a los productos: unas afirmaban “Clásico” y otras afirmaban “Nuevos”.

Los resultados lanzaron que los adultos que se hallaban en la habitación ordenada eran más propensos a escoger los comestible con la etiqueta de “Clásico”, al tiempo que quienes estaban en la otra habitación optaban más por los rotulados con la palabra “Nuevo”.

Esto es, este tercer experimento probó que los entornos ordenados afectan la preferencia de las personas por lo tradicional -dejando a un lado lo novedoso-.

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *